El Dr. Javier Cortés, Presidente de la Fundación Contigo y director del International Breast Cancer Center (IBCC), ha expuesto los resultados de un ensayo que ha demostrado que el tratamiento del cáncer de mama metastásico HER2-positivo con el fármaco trastuzumab deruxtecan frena la progresión de la enfermedad en un el 75,8% de las pacientes a los 12 meses y logra que el tumor desaparezca por completo en el 16%.

Los resultados del ensayo de fase III DESTINY-Breast 03 han sido presentados este sábado en el congreso de la Sociedad Europea de Medicina Oncológica (ESMO, en sus siglas en inglés), que se celebra estos días de forma presencial y telemática en París.

En la lucha contra el cáncer de mama, el tipo de tumor más frecuentemente diagnosticado entre las mujeres y la primera causa de muerte por cáncer entre ellas, se siguen dedicando grandes esfuerzos para desarrollar nuevos tratamientos que ayuden a aumentar el arsenal disponible.

Una de las líneas que está logrando mejores resultados es la que combina un anticuerpo con un fármaco de quimioterapia, lo que se conoce como conjugado anticuerpo-fármaco o ADC.

Trastuzumab deruxtecan pertenece a esta clase de tratamiento y actúa de la siguiente manera: el anticuerpo se une a las células tumorales y luego introduce en ellas la quimioterapia, con buenos resultados.

El fármaco actúa como un “caballo de Troya”, engañando a las células cancerígenas para entrar en ellas y atacarlas.

“Estamos probablemente ante uno de los mejores resultados en la historia del cáncer de mama gracias a un nuevo tratamiento que actúa como un caballo de Troya”, destaca el primer autor del estudio, el doctor Javier Cortés, director del International Breast Cancer Center (IBCC) e investigador asociado del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

El cáncer de mama metastásico HER2-positivo representa el 15% de los tumores  diagnosticados y es uno de los más agresivos.

El fármaco es un anticuerpo o proteína que lleva en “la mochila” un tipo de quimioterapia oculta para las células tumorales: dicho anticuerpo se une a una especie de antena, el receptor HER2, que se encuentra en la membrana de las células tumorales, entra en su interior y, una vez dentro, es capaz de liberar la quimioterapia, explica Cortés.

En concreto, el ensayo de fase III DESTINY-Breast 03 ha evaluado la eficacia del Trastuzumab deruxtecan en pacientes con cáncer de mama HER2 positivo con metástasis y que ya habían recibido tratamientos con anterioridad.

El 75,8 % de las pacientes que recibieron Trastuzumab deruxtecan se mantienen sin que el cáncer empeore a los 12 meses, frente al 34,1 % en el caso del grupo al que se le administró el tratamiento estándar.

Además, en un 16 % de los casos el tumor ha llegado a desaparecer tras la administración del nuevo fármaco.

Ya se está estudiando la aplicación del trastuzumab deruxtecan en otros tipos de cáncer.

“Esto quiere decir que sería potencialmente posible que un grupo de estas pacientes puedan curarse”, afirma el doctor Cortés, quien cree que este medicamento “ha logrado en un ensayo clínico de cáncer de mama los mejores resultados nunca vistos”, con lo que “supondrá un cambio en el paradigma del tratamiento de estas pacientes”, augura. 

Debido a ello, Cortés ha emplazado a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) a modificar la ficha técnica actual de trastuzumab deruxtecan y permitir su uso en pacientes que hayan recibido previamente una única línea de tratamiento.

Aunque los resultados de este ensayo se circunscribían a pacientes de cáncer de mama HER2 positivo (que representa el 15% de los tumores de mama diagnosticados y es uno de los subtipos más agresivos), ya se está estudiando su aplicación también en pacientes HER2 negativo e incluso en otro tipos de tumores, como los colorrectales y los de pulmón.

.

Fuente: La Vanguardia.

Entradas relacionadas: 20 Minutos, Redacción Médica.