PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

DIFERENCIAS EN EL PERFIL MUTACIONAL ENTRE LOS CARCINOMAS DE MAMA PRIMARIOS Y SU METÁSTASIS CUTÁNEA

Objetivo principal

Identificación de alteraciones génicas (mutaciones, CNV, reordenamientos, etc.) en el ADN de todas las muestras de tumor primario de mama y su metástasis cutánea mediante un panel de secuenciación de 60 genes y 8 regiones de amplificación.

 

Equipo investigador:

Dr. Javier Cortés, Investigador Principal y Director del proyecto

Silvia González Martínez

 

Fecha de Inicio: Julio 2020

 

Diseño del estudio

Las metástasis cutáneas (MC) son el resultado de embolización linfática, diseminación hematógena o contigua y están presentes en alrededor del 24% de las pacientes con cáncer de mama (CM) metastásico. La MC se relaciona con muy mal pronóstico. Conocer los genes implicados en el desarrollo de la MC es importante para conocer la biología de la enfermedad e identificar posibles biomarcadores diagnósticos y terapéuticos.

Por ello, el objetivo principal de nuestro proyecto es comparar el perfil mutacional de los carcinomas primarios de mama y sus metástasis para identificar genes implicados en el proceso metastásico cutáneo.

La financiación para este proyecto ha sido destinada en primer lugar a la identificación de pacientes con CM y MC a través de la base de datos del Hospital Ramón y Cajal y Hospital Doce de Octubre. Seguidamente recogimos las muestras pareadas de dichas pacientes. Durante los primeros meses nos dedicamos a la secuenciación masiva de los genes que están más implicados en el CM para encontrar las alteraciones moleculares de cada muestra. Y a continuación procedimos al análisis bioinformático de las 30 primeras, es decir, los primeros 15 casos pareados.

Con este análisis, encontramos que los genes mutados con mayor frecuencia en tumores primarios y metástasis fueron PIK3CA y TP53. La mutación de novo en TP53 (no presente en el tumor primario) ocurrió en 2 casos. Además de algunas mutaciones de importancia desconocida, se produjeron mutaciones patogénicas en KRAS y CDH1 (E-Cadherin). Con los resultados obtenidos hasta ahora podemos concluir que, aunque el patrón mutacional fue similar en los tumores primarios y sus metástasis, hasta un 25% de los casos en nuestra serie mostró mutaciones patogénicas adicionales en genes supresores de tumores clave u oncogenes en la metástasis. TP53 se detectó solo en las metástasis en el 13% de las pacientes, lo que indica su papel potencial en la progresión tumoral. Otros genes implicados en la progresión tumoral en esta serie incluyeron KRAS y CDH1.

Estos resultados y conclusiones preliminares son muy prometedores, pero necesitamos continuar ampliando el tamaño muestral y proceder con el análisis de los datos de todas las muestras que estamos secuenciando. De este modo, podremos obtener unos resultados de alta fiabilidad en un futuro próximo.